Otra lectura de la “La Fotografía en León (1839-1900)”, de Isabel Barrionuevo (2016)

A través del trabajo de la periodista leonesa Isabel Barrionuevo Almuzara (“La Fotografía en León. 1839-1900”), descubrimos aspectos desconocidos de la catedral en la última mitad del S.XIX, época de la gran restauración que mantuvo cerrado el templo durante más de cuarenta años. Aunque no se trata de una investigación sobre la historia de León a través de la fotografía, ni de la historia de la fotografía en León, en las 423 páginas de su tesis doctoral, defendida en 2016, encontramos un detallado estudio sociopolítico y una lección magistral del nacimiento de la fotografía, en general, y de los primeros años de la fotografía en España y León en particular. El trabajo permite recrear el día a día de esos años y algunos magnos acontecimientos, y descubrir que la Pulchra fue la primera “modelo” de la ciudad…y sigue acaparando todas las miradas más de siglo y medio después.  

Las primeras fotografías

La historia de la fotografía comienza oficialmente el 19 de agosto de 1839, cuando el científico y diputado francés François Arago presenta, ante la Academia de las Ciencias y las Artes de París, el ‘invento’ de Daguerre, los daguerrotipos, el primer método mecánico de reproducción de la realidad por el que se fijaba la imagen tomada en una cámara oscura en una plancha de cobre plateado. La primera demostración pública del daguerrotipo se realizó el 10 de noviembre de 1839 en Barcelona y seis días después en Madrid.

Pero en León, la historia de la fotografía arranca años después, en la década de 1850, y tiene en la Catedral a su protagonista y perfecta aliada: era monumental y no se movía, aunque también mostraba un problema: su dimensión. Así, cuando el matrimonio Tenison recala en 1852 en León descubre las dificultades que el templo planteaba para la toma, aún disponiendo del mejor encuadre, el que les proporcionaba el balcón desde el que realizaron la fotografía, que es el de la farmacia de Dámaso Merino, entonces en la plaza. En su libro Viaje por España, dedicaron una grabado realizado a partir de la imagen fotográfica.

De 1854 es la serie de fotografías realizadas por el galés Charles Clifford, algunas de las cuales ilustraron el libro del Viaje de SSMM [la Reina Isabel II] por Castilla y León, Asturias y Galicia, realizado en 1858 y relatado por Juan de Dios de la Rada en 1860.

Los pioneros de la fotografía en León

En los primeros años de la década de 1860, Casimiro Alonso Ibáñez abrió la que hasta la fecha podemos considerar como la primera galería fotográfica de la provincia, y también fijó su objetivo en la Catedral; Alonso fue también el autor del primer retrato fotográfico de un obispo de León, al inmortalizar con su cámara a don Joaquín Barbajero y Villar.

De otro pionero de la fotografía en León, José María Cordeiro, que se estableció en la ciudad en 1869, no disponemos de imágenes de la Catedral que con seguridad realizó, pues sí que existen testimonios en la prensa de su dedicación.

Inventarios de Patrimonio

A partir del último tercio del siglo XIX, coincidiendo con el afán por disponer de inventarios del patrimonio monumental, comienzan a multiplicarse las imágenes de la Catedral leonesa a través de la obra de españoles como Casiano Alguacil y, especialmente, por el trabajo de la casa editorial madrileña liderada por el francés Jean Laurent, que realizaba imágenes fotográficas para publicaciones y destinadas a formato postal. Destaca también el Catálogo Monumental de España: Provincia de León (Gómez Moreno) de 1906-1908, en el que se recogen hasta 143 fotos del templo.

La imagen multiplicada

La ‘fiebre   postalera’       se asienta en España en los últimos años del siglo XIX y primeros del XX, y con motivo de la reapertura al culto de la Catedral en 1900 se genera una oleada de imágenes que editan las empresas Hauser y Menet y Thomas realizadas, en algunos casos, por autores locales como Germán Gracia o Winocio Testera.

El álbum León, vistas y monumentos de la ciudad que Germán Gracia regaló al Rey Alfonso XIII en 1898 recoge también fotografías de la ciudad que Gracia editó como postales.

La Catedral en la prensa

La catedral fue también protagonista de las primeras imágenes publicadas en prensa de ámbito nacional, en revistas ilustradas como Nuevo Mundo, periódicos como La Correspondencia de España o La Ilustración Española y Americana en el siglo XIX o ABC, ya en el XX.

Las primeras fotografías publicadas en prensa leonesa, en el Diario de León de 12 de abril de 1906, no se dedicaron a la catedral, sino a la Semana Santa.