¿Qué es?

La Catedral de León no se levantó para ser un monumento a contemplar. Su origen y sentido está, ante todo, en haber sido concebida como una obra para el culto divino. Esta Pulchra Leonina fue proyectada y construida en la época medieval, un tiempo en el que los templos catedralicios eran el epicentro de la vida urbana de la ciudad, de lo religioso, lo social y lo político. Todo en esta Catedral, su orientación, la forma de su planta, su altura, los relieves en sus piedras, las vidrieras, su historia, sus leyendas…, todo, en esta maravilla gótica, obliga a admirar la obra humana y reconocer lo que de divino hay en ella.

Querido lector, la revista que hoy tiene entre sus manos le propone un punto de vista diferente de esta Catedral, un templo que queremos “contarle” con la mirada prestada de los leoneses, de los visitantes ocasionales, de arquitectos, obispos, de reyes, de peregrinos camino del “abrazo al apóstol”, de canónigos y de Papas que después lo fueron, y de santos y fieles que en ella reposan… personas que, en definitiva, a lo largo de los tiempos, han soñado, amado y vivido la Catedral de León.

Recorrerla por dentro y por fuera nos invita a descubrir, en cada uno de sus rincones, pasajes de la historia bíblica de la Salvación, de la tradición católica y de la vida del hombre en este lugar del mundo. Obras únicas que sobreviven al paso de generaciones, imágenes ocultas esculpidas en la piedra, cientos de anécdotas, personajes ilustres, santos de la Iglesia. Descubriremos antiguos ritos y pondremos luz sobre lo que pasó, pasa y pasará en una Catedral que se muestra, lejos de lo que el peso de la historia hace sospechar, más viva que nunca.  No dejen de leernos. La REVISTA CATEDRAL DE LEÓN que hoy ve la luz gracias a este Cabildo Catedral, le va a ayudar sin duda a sentir como propia la Pulchra Leonina.