Las campanas de la catedral de León han vuelto a sonar gracias a la interacción de la mano del hombre —no de forma electrónica—, algo que no ocurría desde hace 50 años. Con motivo del reportaje en la Revista Catedral de León sobre el toque manual de las campanas en el templ se han podido escuchar de nuevo los toques que marcaron la vida de los leoneses durante 700 años.

La intención de esta actuación ha sido recuperar los toques litúrgicos tradicionales de la catedral de León que se dejaron de producir de forma manual por la instalación de los motores eléctricos y los electromazos. Para que los toques se pudieran escuchar de nuevo en la plaza de Regla se contactó con el sacerdote Jorge de Juan, muy ligado a la escuela de campaneros de Villavante del Páramo, para reproducir estos sonidos.

Los toques manuales se han desarrollado en la torre norte de la catedral de León, la cual consta de 13 campanas litúrgicas, cada una con un nombre distinto, y desde donde se marcaban los avisos al culto y otros toques. En la torre sur o del reloj es donde e encuentran las campanas que cada día marcan las horas y los cuartos.